(+57) 317 641 2753 info@hosteriamarysol.com

Atractivos turísticos

Atractivos turísticos - San Andrés

El simple hecho de pisar tierra sanandresana, te da la oportunidad de vivir un paraíso gracias a su clima, a la hospitalidad y cordialidad de su gente y a los maravillosos paisajes que la rodean; la combinación elementos naturales y culturales permiten que haya diversos lugares por descubrir y que todos los días de tu estadía en la isla estén cargados de diversión. A continuación te proporcionamos un listado de los lugares que debes conocer cuando visitas San Andrés.

Playa de Spratt Bight:
Playa principal de la isla, ubicada en North End. De 450 metros de extensión y arena blanca, es lugar predilecto para disfrutar del sol y de la transparencia del agua; allí se reúnen las isleñas para peinar con cangas (pequeñas trencitas) a los visitantes. Se encuentran las lanchas de paseo y es un lugar ideal para jugar al Fresbee. El sitio es perfecto para los encuentros: tal vez una cerveza o cualquier actividad informal. Tras ella se concentra la zona hotelera y comercial. En su frente se divisa Johnny Cay y los arrecifes que custodian a San Andrés.

La Cueva de Morgan:
No es solo la boca misteriosa que el tiempo ha abierto en una mole de coral, sino que evoca una serie de leyendas que los nativos insisten en creer. Un osado nadador puede penetrar en ella para comprobar si es cierto que está constituida por profundos laberintos y que desemboca en una playa sin igual que se ha mantenido prácticamente virgen por lo difícil de su acceso. Lo que sí es imposible de comprobar, es si el tesoro del pirata Morgan está en sus profundidades.

El Cove:
Bahía donde se oculta el sol, fondean los bosques de la Armada Nacional y los cruceros que recorren el Caribe. Es propicia para el buceo. Algunos restaurantes están ubicados allí.

Hoyo Soplador:
Semeja un géiser al lado del mar y constituye un orgullo para los nativos. Se trata de un fenómeno natural producido por una serie de túneles subterráneos que comienzan en los arrecifes coralinos y terminan en un solo agujero a varios metros del agua. Cuando la marea sube y una ola logra entrar con fuerza dentro de estos túneles, arroja el aire comprimido por el hoyo. Es el momento mítico, que exalta a los nativos: “El Hoyo está soplando, silencio”. El turista de hoy, si bien continúa adorando el Mar de Siete Colores -todos azules y verdes en diversa intensidad- y esas playas de arena blanquísima que solo tiene San Andrés, se esmera por conocer un poco sobre la cultura de los isleños expresada a través de la Arquitectura, la comida tradicional, la música, el baile y otras formas cotidianas de la vida de sus habitantes. Por ello es común ver a grupos de turistas que asisten interesados a una charla sobre la defensa del medio ambiente en el Archipiélago, observamos intercambiando impresiones con los nativos de las islas durante los conciertos que ofrecen las agrupaciones de música reggae.

San Luis:
Lugar donde existe la tranquilidad y se puede arrullar con el sonar de las olas, sentir la seguridad del viento y sobre todo alejado del ruido de la ciudad. San Luis es el único sitio ideal, y es un sector nativo de la Isla con casa de madera y arquitectura caribeña.

Laguna Big Pond:
Ubicada en la Loma. Tiene 400.00 x 150.00 metros de extensión y más de 30 metros de profundidad. Es refugio de miles de pájaros, babillas, boas, cangrejos y peces. Palmas, mangos y otros frutales rodean la laguna.

La Loma:
Con 120.00 metros de altura es el lugar más alto desde donde se observa toda la Isla en toda su magnitud y belleza. Hace varios años era el Centro Cultural de la Isla. Para quienes gustan disfrutar de la naturaleza a través de caminos, trochas, veredas, como ejercicio para disfrutar un paisaje diferente y variado cargándose de energía y positivismo.

Iglesia Bautista:
Primera Iglesia de la Isla. Por su ubicación sirve de guía a las embarcaciones que llegan a San Andrés. Los domingos los nativos se engalanan muy especialmente para asistir a sus oficios religiosos.

Parque Regional Johnny Cay:
Un pequeño islote que se divisa desde las playas del centro. Es símbolo y templo del turismo. Johnny Cay es alegre, tiene palmeras, cócteles, comidas típicas y un mar inquieto.

Haynes Cay:
Cayo coralino lleno de palmeras. Ambos están rodeados por todos los colores del mar Sanandresano. En sus alrededores se practican la mayoría de deportes náuticos.

Los Cayos Lejanos:
Roncador, Quitasueño, Alburquerque, Serrana, Serranilla, Bolívar conforman cinco zonas que encierran varios islotes, cayos y bajos, situados en medio del caribe son con sus faros, guías para los barcos que recorren estos mares. También poseen puestos militares. Están rodeados de arrecifes que los protegen del mar, la brisa y la llegada de desconocidos por ello fueron cementerio de barcos y aún ricos en especies marinas como tortugas, langosta, barracudas, caracoles y tiburones. Algunos solo son arena, otros están revestidos de vegetación, poseen pozos de agua semipotable, y son refugio de miles de pájaros. Por su cercanía Bolívar y Alburquerque son los más visitados por turistas y pescadores. Tienen el encanto de lo único. En el pasado fue importante puerto donde salían los barcos cargados de coco y llegaban cargados de mercancías. Tiene hermosas playas y algunos hoteles y restaurantes de renombre, caracterizado por la armonía con el entorno.

 

Share This